Contaminación III

Software Canarina DESCAR para evaluar la contaminación hídrica y la dispersión de contaminantes en el agua: contaminación de los ríos y lagos

 

CANARINA: Principal - Contaminación acústica - Contaminación marítima - Contaminación electromagnética

DESCAR: DESCAR: emisarios submarinos - Algoritmos I - Datos I - Contaminación I -  El mar I

SOFTWARE: DESCAR: emisarios submarinos - Aplicaciones - Ventajas - Precio - Ediciones

ALGORITMOS: Algoritmos I - Algoritmos II - Algoritmos III - Algoritmos IV - Algoritmos V

DATOS Y FUNCIONES: Datos I - Datos II - Datos III - Comandos - Gráficas I - Gráficas II

CONTAMINACIÓN: Contaminación I - Contaminación II - Contaminación III - Contaminación IV

EL AGUA: El mar I - El mar II - Picnoclina I - Picnoclina II

Obtener versión DEMO  -  Precio

 

4.     Nutrientes de plantas: son las sales de de nitrato y fosfato solubles en agua.  Provienen de las basuras orgánicas, aguas residuales, lixiviados de fertilizantes de los cultivos, basuras industriales, fosfatos de detergentes y tratamiento inadecuado de las aguas residuales.  Causa eutrofización cultural, que se define como el incremento de nutrientes vegetales inorgánicos (principalmente, fósforo y nitrógeno) en el agua producido de manera artificial.  Este aumento excesivo de nutrientes genera un desequilibrio en el ecosistema acuático dando lugar a un incremento excesivo de la población de algas, una disminución de la concentración del oxígeno disuelto debido a la descomposición aeróbica de las algas muertas.  Esto provoca la  muerte o huida de los peces y el incremento de otras especies.  Cuando las concentraciones de oxígeno son demasiado bajas toman el relevo las bacterias anaerobias que descomponen la materia orgánica en detritos que caen al fondo y  generan mal olor. El tratamiento de un agua contaminada por eutrofización es muy costoso debido a que el aumento del fitoplancton obstaculiza el proceso de filtración y algunas algas unicelulares o pequeños invertebrados pueden pasar al agua doméstica.  Se han descrito algunos afloramientos de algas verdiazules que han resultado ser tóxicas.  Por otra parte la gente que se baña en aguas eutróficas con algas verdiazules padece irritaciones dérmicas y oculares, gastroenteritis y vómitos. Como método de control se recomienda el tratamiento avanzado de los residuos industriales y domésticos, reciclar las aguas residuales y los desechos de animales en las tierras y minimizar la erosión del suelo.  Aparte de estos daños al ecosistema, el exceso de nitratos en el agua para beber también es perjudicial para la salud. Uno de los efectos es debido a que los nitratos se convierten en nitritos y éstos oxidan el hierro (II) de la hemoglobina pasándolo a hierro (III) (methemoglobina) que tiene muy poca afinidad por la molécula de oxígeno y por tanto disminuye su transporte en los vasos sanguíneos. Sobre todo los bebés menores de 6 meses son los que tienen mayor riesgo potencial. Los nitratos pueden llegar a las aguas subterráneas por filtración en las zonas de cultivo donde se ha utilizado un exceso de fertilizantes.  Los fosfatos son menos solubles en agua que los nitratos y por tanto no pasan con tanta facilidad a las aguas subterráneas.  Sin embargo, su uso masivo como componente de los detergentes hace que se encuentre en grandes cantidades en las aguas residuales.  Para eliminar los fosfatos de las aguas tratadas antes de verterlas de nuevo a la naturaleza hace falta un tratamiento terciario, lo cual no se utiliza con frecuencia.

5.    Componentes orgánicos solubles e insolubles: Lo componen aceites, petróleos, plásticos, pesticidas, disolventes policlorobifenilos (PCBs), fenoles, formaldehídos,  etc.   . Muchos componentes de este grupo son altamente tóxicos, incluso a concentraciones menores de 1 ppm.  Es quizás en este grupo de contaminantes donde se está llevando una lucha más activa para su control y eliminación a nivel de estado y grandes organizaciones. Un ejemplo de esto es el tratado internacional acordado en Suecia en mayo de 2001 y bautizado como Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes.  Este tratado que entró en vigor el 17 de Mayo de 2004 en vigor, pretende reducir y con el tiempo eliminar totalmente los 12 contaminantes orgánicos persistentes particularmente tóxicos (Aldrina, Bifenilos policlorados (PCB), Clordano, DDT, Dieldrina, Dioxinas, Endrina, Furanos, Heptacloro, Hexaclorobenceno (HCB), Mirex y Toxafeno).  Los furanos y las dioxinas son subproductos químicos. El PCB y el HCB son productos químicos industriales y el resto son plaguicidas (también el HCB puede utilizarse con este fin).

a.   Aceites y grasas: Sus fuentes son los residuos de maquinaria y automóviles, operaciones de limpieza de tanques, rotura de tuberías, estaciones petrolíferas y las filtraciones naturales en los océanos.  Sus efectos causan desequilibrios en los ecosistemas y daños en las costas, tanto económicos, estéticos o de su uso.  Daño en los peces y problemas de olor y sabor de las aguas.  Las medidas de control se basan en la regulación del transporte y almacenaje de estas sustancias, así como un correcto sistema de recogida y reprocesado de las estaciones de servicio e industrias.

b.  Pesticidas y herbicidas: Provienen de la agricultura, selvicultura y el control de las plagas.  Sus efectos son tóxicos para peces, crustáceos, mariscos, aves predadora y mamíferos.  Se concentra en la cadena alimenticia en el tejido graso.  Algunos componentes son teratógenos, cancerígenos o mutagénicos.  Los métodos de control pasan por reducir su uso, prohibir los componentes más tóxicos y recurrir al control biológico y tradicional de las plagas.

c.  Plásticos: Llegan hasta el medio desde las casas y las industrias.  Produce la muerte de peces y otros efectos todavía no muy bien conocidos. Para evitar estos daños se prohibe su llegada a los vertederos, se anima a las administraciones, empresas y población al reciclaje y a reducir su uso en el empaquetado.

d.  Compuestos clorados: se usan en la desinfección de las aguas y en la industria de papel como blanqueantes.  A veces  tiene efectos dañinos en el plancton y los peces, puede producir cáncer en humanos.  Como método de control se recomienda el tratamiento de las aguas residuales, el uso del ozono como desinfectante y al carbón activado para quitar las sustancias orgánicas sintéticas.